En general, los automovilistas tienden a olvidar o dar poca importancia al mantenimiento y la vigilancia de los neumáticos, y a veces le dedican demasiado tiempo, o al menos más del recomendado, lo que supone un factor de riesgo en la conducción.

Los neumáticos son el único punto de contacto entre el coche y el suelo. Por lo tanto, es esencial comprobar periódicamente su estado. Por eso hemos elaborado una lista detallada de consejos basados en las directrices de marcas conocidas como Goodyear, para que puedas alargar la vida de tus neumáticos sin riesgos y ahorrar dinero al mismo tiempo.

Realice una inspección visual antes de conducir

Se recomienda que, antes de salir a la carretera, compruebe el desgaste de los neumáticos. Esto es muy fácil de hacer ya que la banda de rodadura es una pista rápida, hay ranuras profundas y ranuras poco profundas, cuando el desgaste llega a las ranuras poco profundas esto suele ser un indicador de que sus neumáticos necesitan ser cambiados pronto ya que han alcanzado un desgaste medio del 50-60%.

Mantener la presión correcta de los neumáticos

La presión de los neumáticos tiene un gran impacto en su desgaste. Una presión superior a la normal aumenta el desgaste de la banda de rodadura central y reduce la superficie de contacto con el suelo, lo que provoca una pérdida de adherencia. Cuando la presión es inferior a la normal, se produce un desgaste en el exterior. El desgaste uniforme es importante para evitar la deformación de los neumáticos.

Las aceleraciones y frenadas bruscas dañan los neumáticos. El estilo de conducción es otro factor que sin duda afecta al desgaste de los neumáticos. Las aceleraciones muy rápidas provocan un mayor desgaste debido al calentamiento y a la fricción del firme, al igual que las frenadas bruscas, sobre todo a altas velocidades, pueden desprender pequeños trozos de goma apenas perceptibles, pero al final, si este comportamiento es constante, se notará.

Curvas a alta velocidad

Cuanto mayor sea la velocidad, mayor será el calentamiento y, por tanto, la tracción ejercida, lo que se traduce en un mayor desgaste del neumático, que se nota en el exterior de la banda de rodadura.

Dirección correctamente alineada

Si la dirección está mal alineada, las ruedas se apoyarán de forma incorrecta, provocando un desgaste desigual de los neumáticos y deformando la banda de rodadura, aumentando el desgaste en la zona afectada y reduciendo la vida útil de los neumáticos muy rápidamente.

Con estos 5 puntos importantes, ya tienes la información que necesitas poner en práctica como experto para alargar la vida de tus neumáticos y ahorrar dinero, además de aumentar la seguridad en la conducción.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *